f Todo sobre Fisioterapia

lunes, 3 de diciembre de 2018

Fracturas extra-articulares de la rodilla - Clasificación de Salter y Harris Parte 3

Tipo V.

Se trata de un traumatismo fisario por compresión cuya existencia es controvertida. El diagnóstico es siempre retrospectivo por la aparición de cierres fisarios prematuros.
Otras clasificaciones interesantes y relativamente recientes son las de Ogden y de Peterson.

viernes, 30 de noviembre de 2018

Fracturas extra-articulares de la rodilla - Clasificación de Salter y Harris Parte 2

Tipo III. 

En estas fracturas, parte del trayecto también es una separación fisaria pura pero, en un punto determinado, se produce una inflexión y cruza la fisis y la epífisis hasta llegar a la superficie articular. Están producidas por un mecanismo de cizallamiento intraarticular.

 Tipo IV. 

En este tipo, la línea de fractura comienza en la superficie articular y atraviesa, casi perpendicularmente, la epífisis, la fisis y la metáfisis.

Suelen ser consecuencia de fuerzas de avulsión o cizallamiento.
La gravedad las fracturas tipos III y IV estriba en dos puntos: el trayecto es intraarticular y la comunicación epifiso-metafisaria que se produce hace posible la formación de puentes óseos.

viernes, 23 de noviembre de 2018

Fracturas extra-articulares de la rodilla - Clasificación de Salter y Harris

Está en parte basada en la clasificación preconizada 65 años antes por J. Poland y, en ella, se distinguen cinco grandes grupos (Fig. 1):

• Tipo I.

Similar al grupo I de Poland y consiste en una separación completa epifiso-metafisaria, normalmente como resultado de la aplicación de fuerzas de avulsión o cizallamiento.

• Tipo II.

Es el tipo más común de fractura fisaria. Es muy parecido al tipo I pero, en ésta, el trazo de fractura, después de transcurrir a lo largo de la mayor parte de la fisis se adentra en la metáfisis, quedando por tanto un pequeño fragmento de la misma, generalmente triangular, unido a la fisis y epífisis (signo de Thurston Holland). Generalmente estas fracturas se producen por la combinación de fuerzas de flexión lateral (varo valgo) y cizallamiento.

jueves, 22 de noviembre de 2018

Fracturas extra-articulares de la rodilla - Clasificación

Aunque se han propuesto múltiples clasificaciones la publicada por Salter y Harris en 1963 ha sido la más difundida y es la que utilizaremos en resto del capítulo.

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Fracturas extra-articulares de la rodilla - Anatomia Patológica

En las fracturas del cartílago de crecimiento, el plano de separación metafisoepifisario es casi siempre el mismo: la línea de transición entre la capa hipértrófica y de calcificación provisional, es decir, la unión entre el cartílago sin calcificar y el calcificado.

Parece ser que esta zona de transición constituye, en el traumatismo, un plano de acúmulo de tensiones que hace que el «fallo» se produzca ahí con más facilidad que en otros niveles. En esta separación, la capa germinal fisaria permanece siempre unida al hueso epifisario, lo cual es crucial a la hora de entender la fisiopatología de esta lesiones.

Aparte de la separación fisaria estricta, en las fracturas fisarias existe la posibilidad de que, en un punto determinado, dicho trayecto fracturario pueda sufrir una inflexión y, o bien dirigirse hacia la metáfisis, o bien atravesar perpendicularmente la fisis y seguir a través de la epífisis. En otras ocasiones, la línea fracturaria transcurre a través de la metáfisis, perpendicular a la fisis y sigue en la epífisis.

Estas fracturas perpendiculares de la fisis tienen una gran importancia, ya que a través de ellas se puede poner en contacto la circulación epifisaria con la metafisaria y, como consecuencia, puede llegarse a formar un puente óseo fisario, lo que constituye la causa más importante de las alteraciones locales del crecimiento tras las fracturas fisarias.

Aunque es más discutido en ocasiones, tras un traumatismo fisario, se puede producir una lesión por compresión donde, en vez de una línea fracturaria, se produce un aplastamiento de la fisis que permite que, por el mismo mecanismo mencionado más arriba, se puedan generar también puentes óseos a través de la fisis.

sábado, 27 de agosto de 2016

Fracturas extra-articulares de la rodilla - FRACTURAS FISARIAS. GENERALIDADES (II)

El cartílago de crecimiento podría ser dividido en tres componentes distintos, dependiendo del tejido que la forma: un componente cartilaginoso, dividido a su vez en varias capas, un componente óseo (la metáfisis) y un componente fibroso rodeando la periferia de la fisis, que consiste en el surco de Ranvier y el anillo pericondral de Lacroix.

La capa de calcificación provisional que Brighton considera como parte de la capa hipertrófica constituye una zona histológica diferenciada de ésta dentro del componente cartilaginoso.
Histológicamente, la fisis está constituída por tres capas principales, bien diferenciadas (germinal, proliferativa e hipertrófica) y cada una con sus funciones específicas.
En lo referente a la vascularización de la placa de crecimiento, podríamos decir que la circulación epifisaria tiene una función eminentemente nutriente mientras que la metafisaria se ocupa fundamentalmente de su osificación encondral.

viernes, 26 de agosto de 2016

Fracturas extra-articulares de la rodilla - FRACTURAS FISARIAS. GENERALIDADES (I)

Las fracturas del cartílago de crecimiento o fisis , el único tipo de fractura verdaderamente exclusivo de los niños, presentan dos características que las hacen dignas de una atención especial. La primera es la gravedad potencial de sus secuelas y, la segunda, su alta frecuencia.
Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que gran parte de lo que hoy sabemos sobre los traumatismos del cartílago de crecimiento y sobre el comportamiento de dicha estructura en esas circunstancias, ya era conocido en 1898 cuando John Poland publicó su libro titulado «Traumatic
Separation of the Epiphyses» («Separación traumática de las epífisis»).Ya en el siglo XX aparecen las publicaciones que hoy están más en boga: el primero es el clásico libro de Blount, seguido años más tarde de los libros de Rang y Ogden , este último quizá el más completo sobre traumatología infantil en general y fisaria en particular.