f Tratamiento III. | Todo sobre Fisioterapia

miércoles, 6 de junio de 2012

Tratamiento III.

Una buena anestesia es esencial para un buen tratamiento y por ende un buen resultado funcional y estético. No es admisible tratar estas lesiones en un paciente que grita por dolor 
- Troncular del tobillo: especialmente lesiones en pie diabético. 
- Regionales: endovenosas del antebrazo, de plexobraquial y raquídea. Para el tratamiento de heridas medianas o extensas de las extremidades y heridas de la región palmar y plantar. 
- General: en caso de no tener suficiente experiencia en bloqueos regionales del miembro superior, en niños y pacientes sobreansiosos. Exige vacuidad gástrica, lo que es una desventaja mayor en la urgencia. Isquemia. En heridas de cuero cabelludo y cara se efectúa mojando el émbolo de la jeringa con epinefrina. En los dedos de la mano o pies, la isquemia se efectúa colocando una cinta elástica de penrose o un dedo de guante en base del segmento. Tratamientos más especializados requieren de manguito neumático a nivel del brazo o muslo.
Cubrir herida con aposito y lavar con povidona espumante toda la vecindad. 
- Irrigar profusamente la herida con suero fisiológico, o solución de Ringer, removiendo todos los cuerpos extraños superficiales. 
- Debridar la herida resecando los bordes desvitalizados. - Escindir los fondos de saco. - Efectuar nueva irrigación abundante. 
- Verificar si existe exposición ósea o articular o si hay lesión de tendones y/o nervios. 
- Reparar por planos con la sutura más fina disponible. Realizar afrontamiento de la piel sin tensión. Si no es posible, dejar la herida abierta para efectuar un cierre secundario mediante sutura diferida o injertos dermoepidérmicos. - Curar dejando una gasa embebida en suero o solución bicarbonatada. - No dejar drenajes de penrose. - No usar antibióticos. F.L MEJOR ANTIBIOTICO ES EL TEJIDO VI- TAL, que se obtiene con un aseo quirúrgico correcto. La excepción la constituyen lesiones contaminadas, en pacientes portadores de afección anergizante: diabetes, corticoterapia o neoplasia. Estos antibióticos se deben administrar en altas dosis por via intramuscular o endovenosa por 72 horas y luego suspender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario